Inicio Blog Liderazgo y Gestión de Equipos 8 lecciones de liderazgo que puedes aprender de Julio César

8 lecciones de liderazgo que puedes aprender de Julio César

8 lecciones de liderazgo que puedes aprender de Julio César

Si hay un líder militar por antonomasia en la historia, ése es Julio César. Más allá de su indiscutible capacidad estratégica, el general romano destacó por sus lecciones de liderazgo personal sobre su ejército, al que supo transmitir su visión y sabiduría. Sus tropas devolvieron a César la confianza que necesitaba para sus múltiples victorias. De él extraemos estas ocho valiosas lecciones que debe conocer todo buen líder:

1. Conexión con sus soldados

En Roma, contaban que César se sabía los nombres de todos los que luchaban con él. Ese vínculo personal era una baza para ganarse la confianza de su ejército. Un líder no tiene por qué ser el “mejor amigo” de todos los miembros de su equipo, pero de este mito de Julio César aprendemos que tener una conexión personal con los compañeros de trabajo es positivo porque reduce las brechas que pueden existir en la oficina y refuerza el liderazgo.

2. Habilidades de comunicación

Julio César, igual que muchos otros políticos y militares de la época romana, era también un gran orador. Solía aparecer impecablemente vestido en el Senado romano y se dirigía a sus soldados con vehementes discursos. Un buen líder se preocupa por aprender técnicas de comunicación que le ayuden a transmitir correctamente los mensajes y a implicar al equipo. Existen simuladores para desarrollar estas habilidades por medio de la práctica, lo que garantiza el aprendizaje sólido y eficaz.

3. Comparte información

Una del éxito de las legiones romanas era la información con la que contaban las tropas en el campo de batalla. Cada centurión tenía tantos datos sobre el plan de combate como el propio Julio César. En una oficina de hoy día, los centuriones representarían a los jefes de equipo o departamento. Como líder, debes asegurarte de que estas personas estén bien informadas y entiendan tu visión, para comunicar lo que hay que hacer al resto del equipo.

4. Exprime tu potencial

Los soldados romanos fueron entrenados para utilizar las gladius -unas pequeñas dagas punzantes- con las que conquistaron medio mundo. Lejos de la imagen poderosa de grandes espadas y jabalinas, las legiones eran especialistas en el uso de estas pequeñas armas, ligeras pero efectivas. Como César, las herramientas de las que dispones son aquellas que te servirán para alcanzar el éxito. Aprende a utilizarlas correctamente y desarrolla tus habilidades para exprimir al máximo tu propio potencial y el de las personas que te rodean.

5. Asume tu responsabilidad

César estaba siempre cerca de sus tropas. A pesar del peligro, el general romano quería comunicarse directamente con su ejército porque sabía que eso elevaba la moral de los soldados. Comía con ellos, dormía con ellos, sangraba con ellos. Estar cerca de sus hombres le permitía también identificar las debilidades y tomar decisiones rápidas para corregir errores. Como Julio César, el buen líder debe estar “al pie del cañón” para apoyar a los suyos y tomar decisiones con rapidez y conocimiento de causa. Permanece accesible a tu equipo y guíales hasta la finalización del proceso.

6. Celebra los logros

Julio César se aseguró de que todos conocieran sus victorias, muchas de las cuales relató por escrito y se convirtieron en obras clásicas. No hace falta que escribas un libro como César, pero es importante que aprendas a comunicar todo lo que vas consiguiendo para hacer partícipe al grupo de un proyecto común y reforzar tu liderazgo. Mantén una actitud humilde, pero no olvides destacar los éxitos y las pequeñas metas que vais alcanzando.

7. No delegues las tareas más desagradecidas

En la época romana era común castigar a los desertores del ejército y no importaban si eran amigos o familiares. El mismo César se encargaba personalmente de esta difícil tarea, una de las más duras para un militar. Por supuesto, estamos ante un ejemplo un tanto extremo, pero del que podemos extraer que, como Julio César, un buen líder no debe sentarse a esperar que otros hagan las tareas difíciles por él, sino que se pone manos a la obra. En otras palabras, sé un ejemplo para los demás, haz tu mismo las tareas más arduas y delega solo cuando sea necesario.

8. Arriésgate

Julio César asumió los riesgos propios de su liderazgo. Un líder debe ser valiente y arriesgarse. Si dejas de lado tus convicciones y tomas decisiones basadas en el miedo y la cobardía, contribuyes a construir tu liderazgo sobre una base defectuosa. Arriésgate, ten coraje, aprende de los fracasos y lograrás el éxito sobre un liderazgo sólido y estable.

Quizás también te interesen estas lecciones de liderazgo de Abrahan Lincoln.

Libros y Whitepapers gratuitos

eBooks gratis

30 estrategias infalibles para mejorar el engagement de tu formación

eBooks gratis

El checklist infalible para diseñar un programa de capacitación que funciona

eBooks Gratis

16 técnicas infalibles para formar y gestionar a los Millenials

Kostenlose eBooks

Cómo implementar con éxito un programa de formación con videojuegos en tu empresa
Gamelearn es una plataforma de game-based learning capaz de alojar a miles de usuarios simultáneamente, incluyendo un variado catálogo de serious games diseñados para formar, comunicar o sensibilizar sobre cualquier temática en empresas e instituciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Elizabeth dice:

Hola, Ciertamente , para las personas que no nacimos siendo lideres como este personaje Julio César, debemos informarnos y poner en practicas algunas estrategias que nos harán mas fácil el mundo del liderazgo , existen muchos tipos de lideres y quizás seamos algunos de ellos y no lo sepamos , por tal motivo se debe investigar para poder desarrollar habilidades como la comunicación, y atrevernos a mas como este magno líder . Me encanto,.muy interesante, ¡gracias.!

Gamelearn dice:

No existe un único tipo de líder. Hay muchos y variados y cada uno de nosotros debemos encontrar el que mejor se adapta a nuestra personalidad y nuestra forma de ser. ¡Gracias por tu comentario, Elizabeth!