Cómo reducir los costes de tu formación corporativa

La crisis sanitaria mundial de COVID-19 ha acelerado el sistema de formación. La pandemia, que todavía está en curso, está cambiando significativamente la manera de formar a las personas y preocupa a los departamentos de Recursos Humanos de todas las empresas. También está provocando una crisis económica sin precedentes. En un contexto alarmante, la recesión afecta a todos los países y a todos los sectores profesionales. Debido a esta transformación de la demanda, la oferta debe adaptarse lo más rápidamente posible. El presupuesto para formación se ha recortado debido a la necesidad de las empresas.  Los departamentos de RR. HH. deben realizar un trabajo en profundidad para examinar el contenido y los métodos de aprendizaje utilizados en las empresas. En estas condiciones de evidente crisis sanitaria y económica, la demanda de formación a distancia se ha convertido en la nueva norma en materia de RR. HH. Pero, ¿cómo responder a este cambio sin dejar de ser competitivos?

Con la llegada de las nuevas tecnologías, la formación ha sufrido grandes cambios, sobre todo en cuanto a su oferta. Hoy en día, hay una multitud de cursos que permiten aprender una profesión y mejorar habilidades. En este contexto, la formación digital, en particular, es una herramienta que responde a las expectativas de las empresas, que les permite anticiparse y apoyar la evolución de su actividad. Este tipo de formación para los empleados es una inversión a largo plazo que se diferencia eficazmente de la competencia con un coste menor. La formación en línea hace hincapié en la autonomía del alumno y los managers se sienten más implicados en su orientación. El alumno actúa y mantiene el esfuerzo por aprender. El único objetivo del alumno es ser responsable de su propio desarrollo y mejorar sus competencias profesionales.

¿Por qué optar por el e-learning?

A pesar de las dificultades actuales, los departamentos de RR. HH. saben perfectamente cuál es el retorno de la inversión y cómo financiarla. El aspecto de la calidad/precio es esencial y, por eso, estamos asistiendo a una afluencia masiva de nuevos cursos de formación, mucho más económicos y que permiten mantener la calidad. Esto significa que es posible ahorrar en el presupuesto de formación. La adaptabilidad y flexibilidad del e-learning revela la eficacia de formar a más empleados que la formación presencial. Una vez creado el contenido de e-learning, las empresas descubrirán que el coste de entregar este material a sus empleados es menor que el de impartir sesiones de formación cara a cara Serán capaces de:

  • Reducir los costes en comparación con la formación presencial (materiales, salas, transporte, profesorado…).
  • Mejorar la productividad de los alumnos y ofrecer actualizaciones del curso.
  • Reducir el tiempo de formación y ofrecer más libertad (especialmente en caso de imprevistos)
  • Facilitar la garantía de las normas vigentes en cuanto a salud y seguridad

Elegir la formación online también  permite a los alumnos corporativos progresar a su propio ritmo. Lo único que tienen que hacer es conectarse cuando estén disponibles. Por lo tanto, son libres de hacer una pausa o revisar un tema cuando lo deseen. Cabe señalar que el contenido de estos cursos se actualiza constantemente, teniendo en cuenta las nuevas necesidades que puedan surgir y los avances tecnológicos.

Game-based learning, eficacia por encima de todo

Profundizando un poco más en las posibilidades del e-learning, podemos comprobar cómo los juegos, y más concretamente los videojuegos, en las empresas permiten poner a prueba los conocimientos y superar varios retos en forma de niveles, lo que estimula la autonomía de los trabajadores sobre su desarrollo. 

Tanto los responsables de la formación, como sus destinatarios  tienen acceso a las estadísticas de progreso. Pueden evaluarse a sí mismos y a sus expectativas, fomentando el deseo constante de mejorar. Cuando el alumno completa un juego, puede observar sus resultados, evaluarlos, analizarlos y así sacar una conclusión sobre su progreso. 

El análisis de los resultados puede ser diferente porque cada alumno es único. Algunos lo harán menos bien que otros, pero todos tendrán la oportunidad de ponerse al día, ya que el error forma parte del proceso de aprendizaje. El game-based learning proporciona un entorno agradable para aprender nuevas habilidades y practicarlas, lo que fomenta la participación de los alumnos, sobre todo porque el aprendizaje se convierte en algo divertido y estimulante. Además, el game-based learning puede incluir el uso del storytelling, la competitividad y la posibilidad de evaluar su propio nivel. Este proceso de formación es importante para la motivación del alumno y sus necesidades en el lugar de trabajo. De hecho, un empleado que tiene las herramientas para progresar y adquirir nuevas habilidades se convierte en un empleado más comprometido con la empresa.

El  game-based learning vio la mayor tasa de crecimiento global (44,4%) en 2020. En Estados Unidos, el 80% de los empleados considera que el game-based learning es el formato más atractivo, por lo que las empresas son capaces de conseguir resultados de formación nunca vistos y de satisfacer a los empleados, que se sienten cada vez menos atraídos por un aula física. ¿Cuáles son las ventajas?

  • Mejorar la imagen porque siempre es positivo ver que una empresa invierta en la formación de sus empleados y en innovación.
  • Dar cohesión a la estructura de la formación al emplear una única plataforma.
  • Disminuir los costes al ahorrar gastos asociados a cualquier formación presencial

El e-learning puede adaptarse a todos los proyectos profesionales, como se comprueba en el informe Contradicciones de la formación corporativa. Ofrece muchas ventajas: es accesible para todos (sólo se necesita una conexión a Internet), su coste suele ser menor que el de la formación tradicional y la libertad de elegir el momento de la formación es siempre muy apreciada por los alumnos.

Posts relacionados

Deja un comentario