¿Cómo aumentar la tasa de finalización de tu formación online?

El aprendizaje online o e-learning es cada vez más popular a medida que la tecnología mejora y las organizaciones buscan formas de facilitar la formación. Uno de sus mayores retos es aumentar las tasas de finalización. A pesar de que la formación está disponible en cualquier momento y a cualquier ritmo, muchos alumnos no la completan.

El éxito de un curso está ligado a varios factores: ¿Tiene la calidad suficiente? ¿Es útil? ¿Es buena la didáctica? ¿Es interesante el contenido? ¿Tiene la duración adecuada? Hay cientos de detalles que tratamos de abordar en los distintos cursos de formación interna y vamos a mencionar los principales.

Seguimiento y apoyo

El seguimiento de los que no completan el curso es tan importante como el reconocimiento de los que sí lo hacen. Averigua por qué no completaron la formación y pídeles que se comprometan a un plazo diferente. Algunos alumnos pueden no darse cuenta de la importancia de completar la formación. Saber que se les está haciendo un seguimiento puede ser un importante factor de motivación. De este modo, las organizaciones pueden hacer mucho para mejorar los índices de finalización de los cursos  online que ofrecen. Completar el curso tiene más que ver con la forma en que se aplica y se comunica la formación que con cualquier otra cosa. 

La plataforma Gamelearn, por ejemplo, además de ofrecer un amplio catálogo de videojuegos de formación a sus alumnos, permite el seguimiento de su progreso por parte de sus empresas como mencionaba la responsable de Formación de la farmacéutica Angelini en este vídeo. 

Recompensar y reconocer

Es esencial reconocer el trabajo a quien ha terminado el programa. Algunas organizaciones ofrecen un premio a los diez primeros que lo completan, otras envían un correo electrónico a los que lo han completado, para premiarlos (e inspirar a otros). Tanto si las recompensas y el reconocimiento son formales como informales, desempeñan un papel importante en la motivación para tener una sensación de bienestar y seguir con trabajo de buena calidad.

Reservar tiempo en el calendario

Dar prioridad al aprendizaje online puede ser un reto. Es fácil olvidarlo por completo entre las prioridades que compiten en una jornada laboral. Conseguir que los alumnos reserven tiempo en sus calendarios es una buena manera de hacerlo. En las campañas de correo electrónico, pide a los alumnos que añadan un recordatorio a su calendario para completar el curso. El 100% de los que lo hacen dicen que les ha ayudado a terminar el curso a tiempo.

Dividir el curso en pasos más pequeños

Un curso largo puede resultar desalentador y difícil de completar. La mejor manera de afrontarlo es dividirlo con hitos más pequeños y plazos regulares. Por ejemplo, para un curso de certificación de 24 horas, divídelo en un plan semanal de 3 horas por semana. Tres horas a la semana parecen mucho más factibles que 24 horas. Esto proporciona a los participantes un plan y un camino claro hacia el éxito. Esto es especialmente importante para los cursos que duran más de 5 horas.

Comunicar

La comunicación desempeña un papel importante a la hora de animar a los alumnos a asistir a sus cursos. Los correos electrónicos sobre los plazos, las fechas límites, los planes para la semana y el valor de la formación para la organización contribuyen a aumentar los índices de finalización. La comunicación formal, como correos electrónicos, boletines y otro tipo de comunicaciones internas, es poderosa, pero también lo es la comunicación informal. Menciona la importancia de la formación en las reuniones de equipo. Crea comunicación y estímulo en el mayor número de puntos de contacto posible. Establece un plazo y un camino para completar la formación. A continuación, envía recordatorios para estar presente y mantener la concentración del equipo.

Tener ideas claras

Una motivación básica es esencial para completar con éxito un programa de formación. ¿Por qué es importante que el alumno reciba la formación? Esto puede ser un «por qué» interno. Conseguir que los participantes comiencen el programa compartiendo por qué la formación es importante para ellos aumenta los índices de finalización. En el caso de la formación corporativa o de equipo, la razón puede venir de la dirección de la organización. Por ejemplo, un líder de alto nivel puede compartir la importancia de la organización y establecer expectativas para el equipo.

Un formato innovador

La metodología game-based learning, por ejemplo, aplicado al mundo empresarial, se basa principalmente en los serious games. Se trata de videojuegos que pretenden mejorar las habilidades de los empleados y directivos, así como las capacidades de gestión. La gamificación ofrece, por tanto, un curso atractivo, dinámico y divertido en el que podemos interactuar en diferentes entornos. Los serious games han demostrado ser la evolución natural del e-learning y un éxito garantizado, ya que motivan a los alumnos y hacen que quieran continuar la formación sin ningún tipo de imposición.

Posts relacionados

Deja un comentario