5 pasos para optimizar tu inversión en formación corporativa y hacer brillar al departamento de RR.HH.

Hace poco, Cuatrecasas, Peoplematters y ORH presentaron el informe Tendencias de compensación y beneficios en el mundo híbrido, donde exploran las implicaciones que la economía global vigente y el talento disperso tienen para las empresas, especialmente para el diseño de sus políticas retributivas.

Entre las tendencias detectadas, mencionan el valor del aprendizaje continuo y cómo la inversión de las organizaciones en éste puede traer muchos beneficios, entre ellos:

  • Adecuar las competencias presentes para adelantarse a las futuras.
  • Propiciar ecosistemas de conocimiento que atraigan talento innovador.
  • Reforzar la compensación total del empleado por la vía del desarrollo.
  • Expresar el compromiso con el futuro de cada empleado

Esta referencia al lifelong learning y a la alta consideración que le otorgan los empleados es cada vez más frecuente. Otro ejemplo se encuentra en el informe de LinkedIn Características del mercado laboral desde el inicio de la pandemia, citado desde el blog de Amedirh, donde se hace hincapié en el hecho de que “los profesionales invierten tiempo y energía en su desarrollo personal y profesional para gestionar los cambios” de los últimos meses pandémicos.

Optimiza la inversión en capacitación dentro de tu empresa

Teniendo en cuenta el elevado valor que la mayoría de los profesionales otorga a la formación que reciben de sus empleadores, es evidente los departamentos de RR. HH. deberían aprovecharlo para promoverla y, así, ganar relevancia dentro de sus respectivas compañías. Pero ¿cómo aprovechar al máximo esa inversión? Toma nota de estos cinco pasos:

1. Apuesta por la formación online

La formación virtual, además de convertirse en la única modalidad disponible cuando las restricciones sanitarias derivadas de la pandemia del Coronavirus han sido más estrictas, trae numerosas ventajas para las organizaciones. Principalmente, ahorra los gastos asociados a la presencia física de los formadores, además de los costes de traslado de los alumnos, si son necesarios, o del acondicionamiento y recursos del aula.

Por otro lado, el e-learning permite llegar a más alumnos, gracias a que el aforo en las plataformas de formación online no suele estar limitado y es posible acceder a ellas desde cualquier lugar que tenga conexión a internet, con suerte, utilizando todo tipo de dispositivos (PC, tablet o móvil).

2. Asesórate con profesionales de la formación digital, si es necesario

Si tienes clara tu estrategia de formación corporativa y los objetivos que deseas cumplir con ella, pero aún no dispones de la infraestructura digital necesaria, ¿por qué no contar con ayuda externa? Dados los beneficios del entorno virtual, busca entre los proveedores de e-learning el que disponga de un catálogo de cursos adecuado a tus expectativas. Además, es posible que también te facilite el acceso a una plataforma online, en caso de que tu organización no cuente con ninguna por el momento.

3. Atrévete a generar tus propios cursos virtuales

El siguiente paso, si la oferta de formación online off-the-shelf que encuentras se queda escasa y no responde a todas tus necesidades, sería valorar la posibilidad de utilizar alguna de las herramientas de autor del mercado. Gracias a ellas podrás crear tus propios cursos online, adaptándolos a tus metas formativas y personalizándolos con elementos que consigan que los destinatarios de la formación se sientan más identificados con lo que aprenden.

4. Busca elementos innovadores

Avanzando un escalón más hacia la creación de una oferta de formación corporativa ideal, llegará el momento de aumentar la capacidad de enganche de ésta. Es decir, el siguiente nivel es conseguir el máximo engagement posible entre los alumnos. Para ello, la innovación, bien en la elección tecnológica, bien en el enfoque del contenido, es determinante.

En este sentido, las plataformas de e-learning que favorecen la interacción y tienen muy estudiada su usabilidad, es seguro que generarán una mayor satisfacción en el usuario y, por ende, más horas de conexión. Por otro lado, si hablamos de los contenidos didácticos, no olvidemos que hay varios ingredientes que pueden hacerlos más atractivos. Uno de los principales: el storytelling o, en otras palabras, darles forma de historia. Si conviertes cualquier contenido en una historia, le otorgas un envoltorio irresistible para cualquier humano. ¡Aprovéchalo!

 5. ¡Reparte juego!

Como último as en la manga y, si quieres llevar el engagement a su máxima expresión, no lo dudes: da a los alumnos la oportunidad de jugar. La gamificación se ha ido extendiendo en muchos ámbitos y eso incluye el educativo, en todos los niveles y para todas las edades, también cuando hablamos de formación en entornos corporativos.

Hay numerosos elementos característicos de los juegos (puntos, clasificaciones, niveles, etc.) que pueden convertir un curso en algo mucho más atractivo. Los videojuegos cuentan con ellos y, además, integran otros componentes que aseguran el engagement, como el ya citado storytelling. El game-based learning presentado como videojuego formativo se ha convertido en una herramienta de creciente implantación en cada vez más empresas para desarrollar su talento interno y su eficacia está ya más que demostrada.

Siguiendo estos cinco pasos, los departamentos de RR. HH. garantizan una formación más económica, si la comparamos con la presencial, atractiva y eficaz, para lograr así sus objetivos de desarrollo interno, sin olvidar los de negocio, exigentes con la rentabilidad de la inversión. La consecuencia de una buena elección formativa digital para la capacitación interna: sin duda, una imagen reforzada de estos departamentos dentro de sus respectivas organizaciones.

Posts relacionados

Deja un comentario